Aunque en el día de ayer fui expulsado por el Dr. Schinocca y a la noche Policía de la Ciudad me impidió el ingreso al Hospital, hoy pone:

Un Fiscal atento sospecharía algo cuando el médico logra explicar algo a un familiar que tiene prohibido el ingreso.

Un fiscal aún más atento sospecharía doblemente si el mismo médico dice haber podido explicar algo a alguien “que a la fecha no se ha presentado”.

Pero un fiscal como Juan “Elogiador” Rozas, no tiene tiempo para sospechar, él no se desprende del diccionario de sinónimos, pues una nueva resolución necesita de alabanzas a sus magníficos colaboradores.

Schinocca abre el paraguas, debió haber sido un día lluvioso. El 9 de junio afirma haber visto a una mujer de apellido Lizardo en una habitación donde solo estaba mi madre.

Solo pude ingresar a Dirección a dejar una nota de más de 2 páginas para que:

  • me dejen volver a ingresar, o
  • me den una nota por escrito de la restricción, o
  • la trasladasen de nuevo a la Unidad 4.

No dudo que Omar More continua investigando desde junio por el paradero de esa nota dejada en Dirección, dirigida al Director y leida en su totalidad por la persona que firma.